jueves, 27 de septiembre de 2012

TEMA 1: EL CUERPO HUMANO

Antes de empezar las clases, hablé con la seño Paquita (la maestra de mi hija Alba) y me comentó que como el primer trimestre era el más largo de todos, empezaría por el tomo 2. De ahí mi confusión. Resulta que no, que han empezado por el primero. Así que corrijo la entrada y os dejo lo que mi hija está dando en clase y algunos juegos para afianzar lo aprendido. Espero que os sirva.

LENGUAJE

Lectoescritura:

- Cuento: unos buenos detectives
- Las letras: a,e,i,o,u,l,m,y,s,p

CONOCIMIENTO DEL MEDIO

- Partes del cuerpo y partes de la cara
- Las articulaciones
- Los sentidos





MATEMÁTICAS

Números, operaciones y problemas: 

- Números del 0 al 5
- Muchos- pocos
- Algunos-ningunos
- La suma en horizontal

Medidas: 

- Grande, mediano, pequeño

VALORES E INTELIGENCIA EMOCIONAL

- La amistad
- Saber trabajar en equipo

COMPETENCIAS

- Observar y expresarse
- Adquirir buenos hábitos

jueves, 13 de septiembre de 2012

SEGUNDO PROYECTO

Bueno, vamos con el segundo proyecto de 7madres.com. Ésta vez hemos pensado que debemos concienciar a nuestros niños de la importancia de construir un futuro mejor para nosotros, y eso depende de las acciones que adoptemos día a día. Cada una de ellas es un paso más en un largo camino que la humanidad deberá recorrer para que todos podamos vivir en un mundo limpio, sano, justo, solidario y equitativo. 
Así pues los objetivos de nuestro proyecto son: 

OBJETIVOS: 

• Conocer la regla de las “Tres erres”: Reducir, reutilizar y reciclar. 
• Concienciar a los niños de la necesidad primordial de reducir la basura que generamos. 
• Concienciarles de que si aún así hay basura, la necesidad de reutilizar. 
• Y como último paso el saber seleccionar la basura para que se pueda reciclar. 
• Darles las pautas a seguir en casa para la tarea de separar la basura y conseguir que se haga de forma       automática, como algo normal. 
• Fomentar la autonomía y la responsabilidad de los niños. 
• Despertar el interés por utensilios que podemos hacer nosotros mismos con material de desecho. 

Sería interesante que en todos los sitios a los que vayan más a menudo (casa de las abuelas, cole..) se hiciera lo mismo, para evitar contradicciones o por lo menos motivarlos para que les enseñen a los abuelos cómo hay que seleccionar la basura, acompañándolos luego a los contenedores…etc. Una vez que termine éste proyecto, las madres nos comprometeremos a llevarlo a cabo en casa y para siempre, hasta conseguir que se habitúen y lo hagan automáticamente.

CONTEXTUALIZACIÓN:

En ésta sesión hemos contado con 3 madres y 8 niños (6 niñas y 2 niños) de edades comprendidas entre 1 y 5 años.

MATERIAL NECESARIO:

5 cajas de cartón
Pintura amarilla, verde, azul y marrón
Rotulador negro permanente
Distintos elementos reciclables (aunque sean de juguetes): botes de leche, zumos, pilas, frutas, periódicos… Escenario de marionetas
Marionetas: Planeta, y las tres erres (haciéndolos con cartón) (previo al día de las actividades)

ACTIVIDAD 1: ¡¡Ayudemos a Planeta Tierra!!

Cuando hablamos de la basura es imposible no hablar de la regla de las tres R (reducir, reciclar y reutilizar). ¿Qué es esto?



Bueno, es una formula sencilla para que nos acordemos de lo que tenemos que tener en cuenta cuando queremos proteger el Medio Ambiente de los residuos sólidos. Se las presentaremos a los niños a través de un teatro de marionetas (diálogo): 

Planeta Tierra: Hola chicos/as…¿sabéis quién soy? síiiiiii, soy vuestro planeta y necesito que me ayudéis..Resulta que cada vez estoy más sucia..¡¡no paráis de echarme basura!! puaggggg, qué asco!! Para ello quiero que conozcáis a mis amigas, las Tres R y hagáis lo que ellas os digan… 

Reducir: Hola, soy la erre de reducir, que es lo primero que debéis hacer. Mi mamá siempre me decía: “más vale prevenir que curar” y así evitamos que haya mucha basura. ¿Me ayudas? Por ejemplo, qué es mejor: -Comprar una caja de cereales grande o muchas pequeñitas… 
Hay que comprar siempre productos con menor cantidad de envase. - No comprando productos desechables que son el enemigo nº 1 del Medio Ambiente. 

Reutilizar: Y si no es posible evitar que exista basura, pues evitaremos que se convierta en residuo. Así pues yo soy la erre de ¡reutilizar! Por ejemplo, si me bebo la leche, el bote lo puedo usar para hacerme ¡¡una hucha!! O usando el papel por las dos caras ayudamos también a que corten menos árboles. O, si a nosotros o nosotras nos parece que no nos sirve algo, quizás conozcamos a alguien a quien sí le pueda servir, así que ¿por qué no se lo damos? 

Reciclar: y yo soy la erre de reciclaje…Cuando echáis la basura a los contenedores...¿habéis visto que hay de distintos colores? 
¿Quién sabe decirme qué se echa en los azules? (para papel y cartón), 
¿y en los amarillos? (para plástico y latas), 
¿y en los verdes? (para vidrio) 
y éste último es más difícil….¿el marrón? (de materia orgánica). 

Planeta Y las tres R: (Salen los cuatro personajes al escenario y uno de ellos dirá:) Pues manos a la obra. Ahora queremos que hagáis vuestros propios contenedores y que los pintéis juntos..¡¡a ver qué tal os quedan!! ¡¡Y acordaros siempre de nosotras!!


ACTIVIDAD 2: Pintado de los contenedores

Para ello tuvimos cuatro cajas de cartón que los convertirían en cubos de los cuatro colores. Se pintaron en grupos según edades, con pinturas de manos o con pintura de témpera normal con pinceles. Y había que pintar algo característico del tipo de basura que había que tirar ahí. Esto último no se hizo muy bien porque acabaron de pintura… Y no quedó sitio para ningún dibujo. Después decidimos hacer una pausa con un baño en la piscina, pues había que dejar que se secasen las cajas para la próxima actividad.















ACTIVIDAD 3: Juego de ¿dónde tiro ésto?

Había una cesta con mucha basura: papel, envases de zumo, leche, vasos de yogurt, fruta…y cada niño tenía que coger una cosa para luego tirarla donde viera conveniente. Añadimos un cubo de plástico para que echaran ahí las pilas, y así enseñarles que no podían mezclarse con la basura común. Al principio surgieron dudas, pero en cuanto vieron la dinámica del juego ya no se equivocaban de sitio. En ésta foto se ve el resultado final con las madres y los niños que lo hicieron posible.


miércoles, 5 de septiembre de 2012

¡¡POR FÍN!!

Bueno, como no quiero demorarlo más, he creado éste blog sin muchas florituras (por no decir ninguna..je je), para contaros nuestra idea, nuestro proyecto.. Una noche de cervezas entre amigas hace que surja ésta idea: “7madres.com” 

¿Y de qué se trata? La idea original era un blog donde expondríamos nuestros refuerzos educativos, (sobre todo para tres de nuestros niños que empiezan primaria) y comentarlos, decir qué tal han ido con mi hijo, con el otro...y así apoyarnos en ésta ardua tarea de enseñarles a aprender. Y como teníamos muchas ganas de empezar, dijimos de calentar motores haciendo algunas actividades éste verano. Para no ser muy ambiciosas, una al mes. Así pues ¡¡manos a la obra!


Buscando en Google proyectos relacionado con el nadar, encontré el “Proyecto de Investigación-Acción para la Formación teórico-práctica sobre Animación Escolar a la lectura” del colegio CES Don Bosco/Colegio Santísimo Sacramento 2008/2009. Así pues lo cogí prestado, lo modifiqué “algo” (aunque más modifiqué sobre la práctica...je je) y esto fue lo que hicimos el 16 de julio de 2012. 

ÓSCAR Y EL RÍO AMAZONAS 

Comentaros que todo lo tengo grabado, y en cuanto termine de editarlo lo colgaré. Mientras, os cuento la experiencia. 

Contextualización de la actividad 

 A ésta actividad participan 9 niños (7 niños y 2 niñas) de edades comprendidas entre 1 y 6 años. Y 5 madres y una abuela. Los niños son de distintos colegios de Almería. El espacio usado es un porche donde disponemos de una mesa redonda para que se sienten los niños más grandes (los pequeños están enganchados a sus madres ¿?) Yo dinamizo la actividad, la abuela graba el acontecimiento y el resto de madres ayudan para que los niños se sientan atraídos por la actividad. 

Presentación del cuento

Hicimos una actividad previa a la lectura del cuento. Antes de empezar a leer preparamos el ambiente presentando una caja llamativa en la que estaba el libro, pero los niños no lo sabían. Presentamos la caja como un regalo que les habíamos traído. Hicimos algunas preguntas sobre lo que podría contener, tales como: 
 - ¿Qué es esto? – Si, es un regalo. 
 - Vamos a pensar que podría ser. 
 - Primero pensemos ¿Qué objetos tienen este tamaño? 
 - ¿Podría ser una tarta? ¿por qué? 
 - ¿O tal vez un elefante? ¿por qué? 

Aquí da lugar a risas entre los niños, a decir cosas absurdas o muy razonadas...Como que como era una caja de zapatos, pues ¡¡zapatos!! O decían que podía ser un elefante...de chuches...claro, o de juguete. Sobre todo pensaban en juguetes. 
Así pues cuando les pedimos a los niños que nos ayudasen a abrir la caja y ver qué es lo que contiene... ¡¡Ven un libro!! ¿Un librooooo? Ummm..., creo que nos están engañando…Pensaría más de uno. 

La intención de esta actividad era crear expectación (que la conseguimos) y mostrar que los libros son un gran regalo (eso no lo tienen tan claro). 
 A continuación mostré la portada, tan sólo el título. Les preguntamos a los niños acerca de cómo creían que sería el contenido y sus conocimientos acerca del río Amazonas. No conocen el río y les comentamos que es un río muy grande y que hay muchos peces y caimanes. 
Así pues lo primero que hicieron fue un dibujo para la portada y luego mostraríamos cómo es la portada al completo. Al principio se quedan un poco parados y nos preguntan qué pintan. A los más pequeños les proponemos que pinten a un niño que se llame Óscar. Los más grandes empiezan por pintar el río, con algún caimán o pececillo asomando por sus aguas, y terminan por incluir en su dibujo a nuestro Óscar, el protagonista del cuento. 
Se buscaba crear expectación ante el contenido que más tarde se expondría. Permite hacer comprender a los niños que las palabras escritas dan respuesta a nuestras intrigas y preguntas. 

Desarrollo de la sesión 

Nuestra intención era conseguir que los niños entendieran y disfrutasen de la lectura que se llevaría a cabo. Trataríamos de que los niños se sintieran motivados con lo que se estaba leyendo y, en consecuencia, permanecieran atentos al desarrollo. 
Para ello, la idea era utilizar algunas técnicas: 

- Variar el tipo de voz dependiendo del personaje que aparece en cada momento. 
- Permitir que los niños pudieran hacer sus preguntas. 
- Hacer preguntas para comprobar si comprenden lo que se dice. 
- Modular la voz, dando énfasis a los momentos más intensos y utilizando un tono más suave y clamado para las escenas más sosegadas. 
- Mirar a los niños, no solo al libro.
- Utilizar un volumen de voz adecuado, no muy alto ni tan bajo que los niños apenas puedan oírnos. 
- Preguntar acerca de lo que piensan que podría suceder en la siguiente página. 

 Pero de todas éstas, la verdad es que me salté algunas y me limité a darle el tono y mirarlos mientras contaba el cuento. Debo señalar que en éste momento de la lectura me quedé con cuatro niños de siete que había. Se me perdieron jugando por los alrededores, y de los que se quedaron, tres eran mis hijos, por lo que no sé si puedo considerar “exitosa” la tarea de llamarles la atención, de motivarlos en la lectura y así permanecer atentos. 
Así, viendo a los niños corretear a mi alrededor, madres detrás de sus hijos porque hacían esto o lo otro...pues puedo decir que era una situación estresante, donde de vez en cuando me hacía pensar si el libro estaba siendo muy largo y yo misma estaba deseando terminarlo. 
Creo que éste fue uno de mis errores, el libro. En teoría estaba dirigido al tercer curso de infantil y los que se me despistaron eran del primer curso, por lo que tiene su lógica. 
Tenía que haber pensado más en esas edades. Pero tuve también aquí momentos de satisfacción porque cuatro niños (y de vez en cuando cinco) los tuve toodo el tiempo a mi lado escuchándome y queriendo ver las ilustraciones del libro. No me preguntaron mucho, salvo una vez que uno me preguntó ¿cuánto queda para el final? Je je. 

Actividades de aplicación 

Este fue el momento dedicado a que los niños, una vez que habían escuchado y comprendido el libro, disfrutasen de actividades relacionadas con el mismo. Así: 

Actividad 1: ¡Vaya desorden! Se trató de mostrar varios dibujos de los que aparecen en el libro y debían decirme qué se veía en el dibujo y si iba antes o después de uno que inicialmente puse yo. Después, a los niños que saben leer les damos un texto que deben leer en voz alta y colocarlo bajo la imagen que le corresponda. A los que no saben leer se les da una palabra y después de deletreármela les decimos lo que pone y también la colocan bajo la imagen que le corresponda. Aquí más satisfacciones, cuando compruebo que los cuatro niños que estaban a mi lado, realmente han estado atentos al cuento y saben decirme perfectamente el orden de las secuencias...¡¡prueba superada!! Y en la lectura de los textos Alba y Carlos leen perfectamente y no les da vergüenza leer en público. Toda una hazaña para Alba que es algo tímida, pero creo que le puede su afán de competir, siendo un acierto hacer leer primero a Carlos y así ella querer demostrar que lee igual o mejor que él. En fin, no sé si eso llegará a ser una virtud de mi hija o un defecto, pero debo jugar con ello para conseguir más cosas de ella. Decir también que Pablo con 5 años y Alia con 4, saben reconocer perfectamente todas las letras, y demuestran un gran interés por querer aprender a leer.

Actividad 2: ¿Qué es lo que más te ha gustado? En esta actividad se le dio a cada niño una hoja con la forma de un marca páginas en el que podían dibujar la parte que más les había gustado del cuento. De esta forma recordarán todo el libro y dibujarán su parte favorita. Aquí volvieron a participar todos, unos con más prisa que otros por terminar, pero se pudo volver a ver dibujos realmente bonitos y muy completos, en los que no sólo pintaban lo que más les había gustado, sino muchas cosas más. Los dibujos se los llevan de recuerdo. 

Hice un intento de hacer otra actividad, que era de preguntarles por su libro favorito, pero viendo la desesperación por irse a la piscina, decidimos dejarlo por ésta vez. 

Personalmente le pregunté a mi hija mayor (Alba) qué era lo que más le había gustado de la actividad y lo que menos, y su contestación fue: -Gracias mamá, hoy ha sido el mejor día de todos-. Y para mí hija, también, para mí también.